La visita a Makaibari, una de las aldeas de té más prestigiosas de la India fue pura casualidad. Veníamos viajando por el Estado de Bengala Occidental con destino a Darjeeling y queríamos llegar a la ciudad en el mítico Tren de Juguete, una locomotora a vapor tan relevante que no sólo forma parte del patrimonio de la UNESCO sino también sirvió de inspiración al genio de Wes Anderson a la hora de filmar “The Darjeeling Limited”.

Plantaciones de Té en Makaibari

Por cuestiones que Dios conoce, una vez que llegamos a Siliguri (el supuesto puerto de partida) nos enteramos que el trencito salía a las 7am desde un pueblo llamado Kurseong por lo que la opción más natural era llegar hasta allí y encontrar un lugar para pasar la noche cerca de la estación.

Leyendo en la guía sobre alojamientos encontramos que muy cerca de Kurseong estaba Makaibari, el “Tea State” más antiguo de la zona y el único donde se produce té orgánico. Si bien allí no hay hoteles, al parecer existía la opción de alojarse en casas de familia y como veníamos viajando sin apuro y nos interesaba interactuar un poco más con los locales, decidimos quedarnos un par de días para poder vivir la experiencia de compartir con ellos un poco de su realidad

Llegamos caminando hasta un pueblito de cuentos en que las casas están pintadas de colores estridentes y repletas de flores. La gente a nuestro alrededor ya no se veía, ni vestía como los miles de hindúes a los que estabamos acostumbrados y reinaba la limpieza (oh venerada limpieza!), tanto que más de una vez nos preguntamos si seguiríamos en la India

Llegando al pueblito
Llegando al pueblito

Makaibari Tea State

Makaibari Tea State

P1180504

Makaibari Tea State

P1180509

Según nos contó Nayam, el chico que nos recibió, en el año 2005 una suerte de cooperativa de vecinos decidió organizarse para dar alojamiento a la cantidad de visitantes que llegaban. En principio eran sólo unas pocas familias las que abrieron sus casas y contagiados por la experiencia hoy hay más de 25.

El sistema funciona de modo rotativo garantizando a todos la posibilidad de hacerse unos manguitos extras, y con el objeto de hacerla sostenible en el tiempo, se establecieron estándares mínimos de calidad tales como tener cuartos separados para los turistas e instalar inodoros “estilo occidental” (el Indian es letrinero).

Los precios por persona son super razonables. Por 750 rupias (12 usd) el servicio incluye incontables teteras de té local, el alojamiento en cuarto individual y desayuno/almuerzo/cena. Además se puede visitar la fábrica, hacer trekking entre los kilómetros de plantaciones y en temporada de recolección hasta ayudar a los vecinos en su faena diaria. El hecho de compartir la casa con sus dueños es por supuesto el valor agregado y resulta imposible poner un precio a la experiencia.

Makaibari Tea State
Nuestro cuarto. Buena mezcla Infanto-Kitsch
Plantaciones de Té
Plantaciones de Té
Plantaciones de Té
Plantaciones de Té
Con el guia que nos mostró y explicó todo sobre la producción de té
Con el guía que nos mostró y explicó todo sobre la producción de té

A nosotros nos recibió el encantador y enérgico matrimonio (Abbi Chetri y su mujer Maya Devi), ambos jubilados y dedicados hoy por hoy a disfrutar a sus nietos y de la vida en la plantación. Nos atendieron muy cariñosamente y constantemente nos participaron de sus rituales diarios; nos prepararon mo:mos caseros (unas empanaditas de verdura cocidas al vapor) y previo vestirnos con las galas propias de un gran evento, nos llevaron a un casamiento budista que se celebró ese fin de semana.

Makaibari Tea State
Nuestros Anfitriones
Saludando a los Novios que estuvieron el día entero en una tarima recibiendo regalos. Como agradecimiento reparten los Khatags (esas bufandas amarillas que se utilizan en las celebraciones)

Es muy lindo como todos participan del casamiento. Las mujeres se turnar para servir y los hombres son los encargados de cocinar para todos los invitados. Para ellos regalarles su tiempo es muy importante

Es muy lindo como todos participan del casamiento. Las mujeres se turnar para servir y los hombres son los encargados de cocinar para todos los invitados. Para ellos regalarles su tiempo es muy importante

Menú de casamiento: Arroz frito, paneer, curry, cerveza de arroz y algo dulce
Menú de casamiento: Biryani  (Arroz con verduras), curry de pollo, pan tibetano, chang (cerveza de arroz) y algo dulce

La verdad es que quedarnos allí fue casi como volver a casa por un rato. Esos tres días en Makaibari fuimos unos malcriados con todas las letras. Los dueños de casa y cada uno de sus vecinos nos dedicó un rato de su tiempo. Paseamos, sacamos muchas fotos y hasta salió un picadito con las promesas del pueblo.

Hay equipo
Hay equipo

Es muy loco porque en India el futbol prácticamente no existe (son enfermos del Cricket) pero en este pequeño reducto, hasta las mujeres son fanáticas y en todo el pueblo se respira su magia. Los autos están todos cubiertos de calcomanías con los nombres de equipos, los nenes andan con camisetas y declaran su fanatismo por Messi y los más grandes todavía recuerdan a Maradona.

Sin  miedo a parecer exagerados, el 90% de la gente que conocimos nos dio sus condolencias por la final del Mundial pasado y nos juró y perjuró que en el pueblo todos habían hecho fuerza por Argentina.

Makaibari Tea State

La hospitalidad y la alegría son moneda corriente en éste lugar así que si tienen ganas de pasarla bien, no duden en visitarlo. Según nos comentaron allí, también pueden hacerse actividades de voluntariado relacionadas con agricultura, educación, salud y servicios sanitarios.

Aquí dejamos los datos de contacto: Nayam Lama (el nexo entre los turistas y las familias) Telefono: +91 9832447774; Mail: volunteerinmakaibari@gmail.com.

Enjoy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *