Bordeando la Cresta de Singalila, en el Parque Nacional que lleva el mismo nombre hicimos nuestro primer trekking asiático y tuvimos un anticipo de la increíble experiencia de caminar por el mismísimo techo del mundo, los Himalayas.P1180734

En el trencito de juguete conocimos a Viviane y Dominique (Vivi y Domingo) una pareja franco-canadienses con la que viendo que compartíamos itinerario decidimos hacer la travesía juntos. Viajar con ellos esos 4 días fue espectacular (tanto que después seguiríamos juntos en Nepal) y nos hicimos muy amigos, algo difícil cuando se comparte poco tiempo y los vínculos son más bien circunstanciales.

cresta de singalila

Con estos dos genios pasó todo lo contrario. En un rato estábamos como chanchos y su constante buen humor hizo que hasta ahora, los días compartidos fueran de los más memorables. Además, son viajeros experimentados y nos enseñaron algunas cosas prácticas que asumimos como dogmas. Ahora mismo andan por África, si tienen ganas de chusmear su recorrido sigan a Dom en Facebook que siempre sube unas fotos espectaculares y pregunten lo que quieran sin drama. Son muy curiosos y saben muchísimo de cada lugar que recorren.

Luego de un día en Darjeeling comprando abrigo nos encontramos bien temprano con Passang Blon, un guía de montaña que habíamos conocido durante nuestra estancia en Makaibari Tea States y que suele trabajar freelance para distintas agencias de India y Nepal. Nos impresionó su conocimiento técnico y calidad humana. Es un tipo muy agradable, tranquilo y habla perfecto inglés. Estuvo buenísimo que entendió que no somos viajeros millonarios y nunca pretendió que nos alojáramos en los lugares más caros sino todo lo contrario. Siempre nos hizo caminar algunos metros extra pero para llevarnos a dormir a lodges limpios y atendidos por gente divina que cocina como los dioses.

Contrariamente a lo que sucede en Nepal, en Singalila es obligatorio contar con un guía en los trekkings. Se trata de una medida impuesta por el gobierno de Bengala Occidental con el objeto de conservar el área y en este caso lo interesante es que los autorizados son todos locales. Como no hay nadie mejor que uno para cuidar de la propia casa, no es difícil percibir que mientras guían y acompañan, también enseñan y ponen límites a los viajeros poco comprometidos con el medio ambiente (recordemos que el Parque Nacional está en India. Como tal recibe mucho turismo interno que por viajar no modifica sus malos hábitos y en consecuencia tira papeles y botellas por la vida como si fueran biodegradables).

El trekking transcurrió por la Cresta de Singalila, una serie de filos en las montañas que discurren entre India y Nepal y donde se puede alcanzar una altura de hasta 3600 mts.  Arrancamos en Mane Bhanjhang a 26 kms de Darjeeling. Llegamos en un Jeep compartido y caminamos hasta Tonglu donde dormimos la primer noche. El trayecto fue bastante empinado y con frío así que la llegada a un refugio caliente y con buena comida (lejos el mejor pan tibetano del viaje lo comimos ahí) nos encantó.

trekking cresta singalila

trekking cresta singalila

P1180742

P1180736

El segundo día aunque más largo y con visibilidad complicada fue el de menos pendiente. Llegamos a Sandakphu mojados por la nieve y casi tenemos que dormir en una pocilga. Por suerte Passang nos consiguió un cuarto de tres camas donde nos metimos los 4. Esa noche es anecdótica desde aspectos que no hace falta reproducir (los varones divertidísimos, las mujeres al límite del vómito) y sólo alcanza con saber que el Dhal Bat, típica comida nepalí y único plato que se sirve en los refugios,  es una sopa de lentejas.

cresta singalila

trekking cresta singalila

trekking cresta singalila

trekking cresta singalila

Lo más lindo del viaje llegó temprano a la mañana cuando se despejaron las nubes y tuvimos una vista impresionante del cordón himalayezco que va desde Nepal, pasan por India y llega hasta Bután. Un quita aliento como pocos. Algo imponente. La panorámica desde este punto abarca miles de kms del bloque de montañas y dada la altura de algunos picos que miden más de 8000 mts, se pueden ver a lo lejos el Makalu, el Everest, Lotse y Nupse (lado Nepalí) y de frente el imponente Kanchengzunga (el pico más alto de la India).

katchenzunga cresta singalila

cresta singalila

cresta singalila

Es interesante que a diferencia de las excursiones en los Andes donde prácticamente se trekkea por  lugares inhabitados, acá no hace falta acampar ni llevar demasiadas cosas. Uno va parando en alojamientos entre pueblos, lugares bien aprovisionados y muy conectados entre sí (a pie por supuesto).

trekking cresta singalila

trekking cresta singalila

A propósito de esto último, Teresa Arijón (una zarpada de los viajes) escribió con justicia que uno de los pueblitos del trayecto le recordaba al verso de Neruda  que dice: “Mi casa era llamada la casa de las flores, porque por todas partes estallaban geranios”.  Nada es más exacto.  En cada rincón y como en una suerte de equilibrio de color estudiado (el contraste de las flores y la pintura de las casas no deja de sorprender) cientos de macetas y macetitas alojan a los plantines más perfectos, más frondosos y más coloridos que existen.

trekking singalila

trekking cresta singalila

trekking cresta singalila

trekking cresta singalila

La gente que vive en las montañas es India por cuestiones de geografía política pero no se reconoce como tal. Ellos se consideran Nepalíes, su aspecto es el del lugareño del Himalaya (ojos razgados, cara redonda y cachetes prominentes), mantienen costumbres, idioma y credo y la verdad es que poco tienen en común con sus vecinos.

cresta singalila

El tercer día empezamos el descenso con mucho sol. Dejamos la nieve atrás y llegamos a valles verdes pasando por bosques de rododendros. Alucinante. La última noche dormimos en una guest house de cuentos en Sirikhola.

trekking cresta singalia

trekking cresta singalia

El último día caminamos hasta Rimbik donde terminamos el trekking y tomamos un Jeep de vuelta hasta Darjeeling. Estabamos molidos; absolutamente extasiados y con unas ganas tremendas de salir para Nepal y seguir caminando.

Datos útiles:

  • En Darjeeling tomamos un Jeep compartido hasta la entrada del Parque en Mane Bhanjhang. El trayecto es de 26 kms y se demora una hora y media aprox. Pagamos 150 inr p/persona.
  • La entrada al Parque costó 250 inr p/persona y el guía es obligatorio. Nosotros arreglamos la tarifa directamente con el nuestro y pagamos 1200 inr por día (no por persona). Con ese dinero pautamos que el se encargaba de cubrir sus gastos de viaje, alojamiento y comida (muchas veces no está incluido y es importante dejarlo en claro antes de empezar) y al finalizar el trekking le dejamos una propina del 15%. Por lo que averiguamos en Darjeeling las agencias cobran unas 1500 inr por persona/día.
  • Nuestro guía fue Passang Blon y lo recomendamos 100%. Su teléfono de contacto es +(91) 973414 5189. También tiene un Facebook a donde se lo puede ubicar.
  • Si bien el trayecto discurre entre Nepal y la India no es necesario contar con Visa de Nepal para hacerlo. Hay unos puestos de control de pasaporte pero que en realidad no son de migraciones sino que sirven para tener un registro de la gente que está dentro del parque.
  • El alojamiento incluía mantas por lo que no era imprescindible llevar bolsa de dormir. En general estaban muy limpios. No cuentan con agua corriente así que si alguien quiere bañarse se debe pagar por el agua caliente. Pagamos 250 inr por persona/noche. En los lodges en general se sirve un único menú (Dhal Bat) y desayuno. Por las tres comidas del día gastamos un promedio de 350 inr persona/día.
  • El Jeep de vuelta desde Rimbik hasta Darjeeling costó 200 inr por persona. Sugerencia: viajar en los asientos del medio, los de atrás son incomodísimos y saltan mucho. Además como la ruta es sinuosa es común descomponerse y como sea siempre está bueno tener ventana para tomar aire.

2 comentarios en “Trekking por la Cresta de Singalila.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *