Breve historia de colonialismo sucesivo.

Hablar de la historia de Melaka, una ciudad malaya ubicada a 140 de Kuala Lumpur, es algo parecido a cantar la canción de la Chiva en la que el agua no quería mojar al fuego, el fuego no quería quemar al palo, el palo no quería pegarle al lobo y bla bla bla.

¡Es que por Melaka pasó todo el mundo!. La fundó un príncipe malayo musulmán, de ascendencia hindú, con ayuda del Imperio Chino que andaba necesitando rutas alternativas para el comercio de seda (Siglo XV).

Para principios del XVI llegaron los portugueses con la idea de evangelizar oriente y “ya que estaban” se quedaron controlando el tráfico de especias con destino Arabia. Los boludinhos les decían.

Terminando el Siglo siguiente cayeron los Holandeses a quienes hay que reconocerles que, además de virlarle el comercio del este a Portugal, dejaron linda la ciudad (la mayor parte de los edificios que hoy se conservan son de esa época).

Melaka, Malasia

Como si fuera poco, para fines del SXVIII -época en la que Francia avanzó sobre el reino naranja- Inglaterra apareció en escena para encanutarse Melaka al grito de: ¡salvemosla de las garras de Napoleón!.

Para cuando los locales empezaban a acostumbrarse a ser “Britissssh pipol”, estalló la segunda guerra mundial y, como en tantas otras colonias occidentales en Asia, aterrizaron los Japoneses que duraron en funciones hasta que a algún desquiciado se le ocurrió tirar las bombas en Hiroshima y Nagasaki.

Después de la guerra, el territorio volvió a ser Colonia Inglesa y recién en 1963 , año en que se declaró la independencia, los malayos pudieron comenzar a escribir su propia historia.

Buen quilombo, ¿eh?!.

Tanto mareo lo dejó palmado.
Tanto mareo lo dejó palmado.

La ciudad hoy.

Melaka como ciudad es 100% testimonial y basta con mirar sus edificios para entender que por aquí pasó mucha gente (no en vano desde el año 2008 forma parte del registro de la UNESCO). Cada barrio, cada rincón, cada puestito en la calle dice algo sobre sus dueños u habitantes, actuales e históricos.

Melaka, Malasia
Amenaza?

Melaka, Malasia

En Melaka es interesantísimo ver como lo que podría ser un tótem cultural de unos superpuestos sobre otros, es en realidad una heterogénea sinfonía de convivencias religiosas, raciales e idiomáticas que sin ir más lejos parió una nueva etnia llamada Peranakan o Nyonya (integrada por los descendientes mestizos de chinos, indios, árabes u europeos con mujeres malayas).

La ciudad puede recorrerse a pie fácilmente y está llena de cosas para visitar y de lugares para pasear.

Intuitivamente uno comienza por la Dutch Plaza donde se erige la Torre del Reloj y frente a la cual está el Stadthuys, un lindísimo edificio que funcionó como residencia del gobernador holandés, sede de la administración colonial y en el que hoy está el museo de historia.

Melaka, Malasia

Allí mismo está la “Fuente de la Reina Victoria”, monumento de los ciudadanos de Melaka para la entonces reina y uno de los pocos vestigios de la colonia británica en la ciudad. Otro edificio interesante es el de la Iglesia Anglicana “Chris Church”, el templo protestante en funcionamiento más antiguo de Malasia, que aún conserva mobiliario original.

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Muy cerca de la plaza se levanta el Fuerte de Melaka y continuando en sentido al mar se puede visitar el Museo Marítimo que funciona justo donde hay una enorme réplica de un barco portugués hundido en costas cercanas.

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

No muy lejos de allí se puede visitar la Iglesia de estilo gótico levantada en honor a San Francisco Xavier, también conocido como el apóstol de oriente.

Melaka, Malasia

Subiendo por Bukit Cina, un cerro donde antiguamente la comunidad China enterraba a sus muertos (y uno de los más impresionantes fuera de la patria madre –hay tumbas que datan de la dinastía Ming-) se llega a la Iglesia de San Pablo construida en 1521 por un capitán portugués sobreviviente de un naufragio.

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Cruzando el Río de Melaka se llega al Barrio Chino cuyo sitio más emblemático es Jonker Street, una calle en la que se puede encontrar cualquier cosa imaginable. Durante el fin de semana el barrio se vuelve peatonal y alberga un mercado de comida y cosas ricas que nos encantó y que vale la pena visitar.

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

También es interesante darse una vuelta por el Templo Cheng Hon Teng que, construido en 1646 es el templo chino budista más antiguo de Malasia y muy cerquita de éste pasar por la Mezquita Kampung Kling a donde para ingresar deben observarse las reglas propias de la cultura musulmana (mujeres cubiertas de pies a cabeza y hombres con ropa adecuada. Nada de trajes de baño y musculosa).

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Como si en la ciudad ya no existieran estímulos suficientes, por la calle circulan cientos de trishaws (carritos donde un señor pedalea) decorados, como mínimo, por un adicto al acido lisérgico. Montonera de flores de plástico, kilómetros de tapizados del plush mas sintético que puedan imaginarse y música que suena desde parlantes hechos mierda de tanto saturar. Muy kitsch!! Ahhh lo mejor es por la noche cuando encienden las luces de neón. Genios.!

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia
El bebé de Rosmary.

Melaka, Malasia

Melaka, Malasia

Con esta ESSSSPLOSIÓN de color y luces nos despedimos. Beso grande para todos. Esperamos que anden bárbaro. Se los quiere y extraña.

Beto & Pepi

2 thoughts on “Melaka la linda. Eternamente conquistada.”

  1. Lo mejor (o peor, todavia no me decidí) era que cada carrito llevaba un equipito de música que sonaba al palo con las canciones del motivo del carro. Era tremendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *