El Lí Jiāng es un río muy tranquilo que atraviesa la provincia China de Guangxi. Encajonado entre formaciones rocosas que la geología denomina “kársticas”, recorrerlo permite apreciar la magia que miles de años de erosión pueden hacerle a un lugar para volverlo increíblemente lindo.

En una balsa de bambú (en realidad son de Pbc pero los locales insisten en llamarlas así, en honor a las que históricamente se fabricaban con cañas) viajamos despacito río abajo sintiéndonos en uno de esos cuentos de Ruiz Zafón en el que la bruma, de tan espesa, absorbe los sonidos.

Paseo Río Li

Paseo Rio Li

Paseo Rio Li

En manos de un gondolero versión made in china y junto a una pareja muy simpática italiana-español contemplamos en el trayecto incontables pináculos de roca cubiertos de vegetación; preciosos bosques de coníferas y bambúes del diámetro de un plato de sopa.

Paseo Rio LI

Paseo Rio LI

Paseo Rio LI

Llegamos a la aldea de Xing Ping donde caminamos un par de kilómetros recorriendo los alrededores. Además del turismo, en la zona la gente vive de la agricultura y a nuestro paso los pudimos ver trabajando en las plantaciones de arroz y maíz.

Xin Ping
Fórmula 1 China.

Xin Ping

Mas adelante tomamos un bus con destino al pueblo de Yangshuo donde pasamos la tarde. Teníamos pensado alquilar unas bicis para recorrer y salirnos un poco del centro. Sabíamos que en los alrededores del pueblo hay unos paseos en los que siguiendo la margen del río se puede ver a la gente local pescando con cormoranes y llegar a sitios menos visitados.

Lamentablemente la lluvia nos retuvo en los alrededores de la calle West Street, una peatonal famosa por sus cafés, restaurantes y puestos donde comprar cosas para regalar, así que pasamos el resto del día paseando por allí. Es un lugar muy preparado para recibir al turismo y explota de lugares con encanto.

Yangshuo

Yangshuo

Yangshuo

Este periplo nos llevó prácticamente todo el día y nos arrepentimos mucho de no haber elegido dormir en el pueblito. En los alrededores de Yangshuo hay muchísimas actividades para hacer y con una bicicleta es facilísimo conocer prácticamente todas las atracciones. Como nosotros nos alojábamos en Guillin tuvimos que tomar un bus de vuelta en un horario razonable y no pudimos ver todo, pero aún así lo pasamos increíblemente bien.

INFO PRACTICA.

  • Para el paseo en balsa de bambú nosotros salimos desde Guilling a las 7am. Elegimos hacer éste y no el del ferry ya que nos permitía pasear despacio y viajar sólo 4 personas por balsa (en el barco grande hay que lucharla con cientos de chinos por un espacio para sacar fotos). Nos buscaron por el hostel y fuimos en bus hasta el puerto desde donde salimos. Es importante arrancar temprano ya que se pueden tomar las barquitas hasta las 9.30 de la mañana (luego retoman a las 12 pero durante un par de horas el río se reserva para los botes grandes).El trayecto hasta Xing Ping dura 1.30 hrs y de ahí te llevan a Yangshuo. Contratando en los hoteles el costo suele ser de 180 CHY y en la calle regateando pueden conseguirse a 150. Como mucha gente aprovecha el viaje para trasladarse hasta Yangshuo donde finalmente se alojará, se permite llevar equipaje grande.
  • Lo más recomendable es alquilar bicicletas y recorrer las atracciones que están un poco alejadas del centro del pueblo. Todas las distancias son razonables y los senderos y trayectos son relativamente sencillos.
  • Para volver a Guilling tomamos un bus público (entre 20 y 30 CHY). La estación está al final de la calle principal a unos 25 minutos andando a pie. Tienen servicios cada 15 minutos y el viaje dura unas dos horas. Hay que estar seguro de que quede lugar (subirse a chequear) ya que una vez que arrancan, si está completo, hay que viajar sentado en el piso
  • Los buses llegan a una estación bastante céntrica en Guilling por lo que saliendo por la entrada principal se puede tomar cualquier colectivo de línea con destino a los hoteles (éstos se pagan arriba pero hay que tener cambio chico ya que no dan vuelto).

Un beso grande, esperamos que todos anden bien.

Beso & Pepi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *